Las 10 mejores series de televisión de la historia

Es el nuevo cine, la forma de ver historias preferida por el público actualmente. Aquí presentamos las 10 mejores series de televisión de todos los tiempos, series recomendadas, series que ver si no lo hiciste. O, simplemente, series que revisar por segunda o enésima vez.

Este listado de series atiende principalmente a su calidad, a esa precisión con la que trabajaron directores, guionistas y actores para crear algo inolvidable. Pero también hay mucho de gusto personal, obviamente, y deseo de reivindicar su trascendencia. Este no es un blog de series, sino de cultura en general. Y las series son seguramente la forma arte contemporáneo más masiva.

Ver series -y disfrutar del análisis y el debate- es lo que lleva haciendo toda su vida Fernando Ángel Moreno, editor del libro «Yo soy más de series» (Esdrújula). Suyos son los comentarios, que hacemos nuestros también.

1. «The Wire». ¿Cómo deben ser las mejores series de televisión de la historia? Exactamente así…

"The Wire", la mejor serie de la historia de la televisión

La mejor serie de televisión de todos los tiempos. Sin más. Se estrenó el 2 de junio de 2002 en HBO para convertir una serie de televisión en un monumento artístico. El gran cerebro que hay detrás de todo esto es David Simon, un escritor realmente soberbio y cuya obra «Homicidio» es de obligada lectura. Fueron cinco temporadas y 60 episodios para crear historia de la televisión, una de esas series que ver si durante una vida se ha andado despistado.

El trabajo diario de una brigada policial de Baltimore haciendo escuchas telefónicas es el punto de partida para narrar el crimen y el castigo de los bajos fondos de la urbe. Todo aquí se vuelve real: la corrupción policial, los camellos, la política, las dificultades en el hogar cuando te absorbe la profesión, la droga, el contrabando, el periodismo… ¡Y qué final!

«La gran catedral de las series por su narrativa decimonónica a partir de guiones bien documentados. Una realidad tierna y cruda a un tiempo, y episodios cerrados con una precisión milimétrica. Ciertos destellos de cómic pocas veces reconocidos contribuyeron a su inolvidable épica de lo decadente», resume Fernando Ángel Moreno.

2. «Breaking Bad». Una irrepetible obra maestra de la televisión

"Breaking Bad", una serie de culto

Creada y producida por Vince Gilligan, se emitió entre 2008 y 2013 para consagrarse como una obra maestra, una de esas series que ver en una vida. Es la historia de cómo un mediocre profesor de química se convierte en un poderoso delincuente capaz de sobrevivir a las situaciones más angustiosas.

Pero en realidad es mucho más que eso, y solo hay que atender a las transformaciones -físicas y emocionales- que desvela el personaje interpretado por un Bryan Cranston en un papel de leyenda. Con una estética impactante y su «anti-ritmo», cualquier lista de series recomendadas siempre deberá incluir esta maravilla.

Como suscribe Fernando Ángel Moreno, «el gran cómic televisivo de nuestro tiempo usó el expresionismo más exagerado de la cultura popular para exponer una desoladora visión del alma humana».

3. «Frasier». Número uno entre las series de comedia y de las mejores series de la historia

"Frasier", la mejor serie de comedia

¿Por qué una comedia con capítulos de 20 minutos no puede estar en el podio de las mejores series de televisión de todos los tiempos? «Frasier» lo consigue por múltiples razones, pero la primera de todas es que no tiene un episodio siquiera mediocre.

Emitida entre 1993 y 2004, podríamos cometer el error de meterla en el saco de «una de esas series antiguas». ¡Error! Porque el humor de «Frasier», la auténtica comedia clásica, no envejece. Cada chiste es antología. Y qué decir de las interpretaciones de Kelsey Kramer y sus fabulosos secundarios.

«La diferencia entre Frasier y el resto de las comedias es difícil de establecer. ¿Es la inteligencia de sus diálogos, el contraste entre modelos humanos tan marcados, la impresionante agilidad corporal, gestual y verbal de sus actores? La simpatía con que retrata lo elitista y lo mundano hace de ‘Frasier’ la comedia más encantadora de la historia de la TV», suscribe Fernando Ángel Moreno.

4. «Band of brothers». Diez capítulos, diez películas, un verdadero clásico en cualquier listado de series

"Band of Brothers", una de esas series que ver, una de las mejores series de televisión de siempre

HBO estrenó esta miniserie de diez capítulos en 2001 y se convirtió en toda una sensación. Nunca se había visto una producción semejante en la historia de la televisión. Elevó la experiencia de ver series a otra dimensión. Cada capítulo era una película. Uno de los capítulos llevó la firma del mismísimo Tom Hanks.

Para Fernando Ángel Moreno, «como miniserie, quizás sea la más redonda por su excelente producción, la calidad de los guiones, la altura de las interpretaciones y su respeto por lo narrado». La Segunda Guerra Mundial, como nunca antes se había visto en televisión.

5. «El ala oeste de la Casa Blanca». Retrato de la política, retrato de personajes, retrato de vidas

"El ala oeste de la Casa Blanca", una serie de TV que pasa a la historia por sus brillantes diálogos

Creada por Aaron Sorkin, se emitió entre 1999 y 2006. Una serie profundamente política que, sin embargo, encuentra su hallazgo más allá de las ideologías: el sensacional retrato de personajes. Es el coste de las decisiones, la presión del cargo, el peaje personal, las fidelidades y traiciones, los dilemas morales…

Series recomendadas hay muchas, pero no tantas que traten con semejante honradez -qué paradoja- asuntos políticos. Por eso, este listado de las mejores series de televisión quedaría incompleto sin esta magnífica producción de la NBC.

«Quizás la serie con diálogos más inteligentes de la historia de la televisión. Más que realista, podría contemplarse como historia de ciencia ficción, al proponer un equipo de nombres honestos y decentes que se hacen cargo del gobierno de Estados Unidos», comenta Fernando Ángel Moreno.

6. «Los Soprano». Una serie que marcó un antes y un después en la historia de la televisión

"Los Soprano", de esas series antiguas que nunca pasan de moda

Emitida por HBO entre 1999 y 2007, constituyó una verdadera revolución desde el comienzo. Todo era diferente aquí: el ritmo narrativo, la forma de adentrarse en el mundo de la mafia, el dibujo de los personajes, el reparto coral, el valor de las historias secundarias, la forma de rodarlo…

Y para los anales quedará la interpretación del gigantesco James Gandolfini, quien dio vida (y alma) a Tony Sprano. Seguramente fue el primer gran personaje en la historia de las modernas series de televisión. De paso, abrió definitivamente un camino para las estrellas de Hollywood: la televisión también daba prestigio. Y dinero.

«La destrucción de la épica del mafioso se fundió aquí con la introspección psicológica y los problemas familiares. La complejidad del retrato otorgó a las series de TV una dignidad que abrió numerosas puertas a la televisión moderna», constata Fernando Ángel Moreno sobre una de las mejores series de televisión de todos los tiempos. Una pionera.

7. «Mad Men». Una retrato de época para una de las mejores series de todos los tiempos

"Mad Men", un clásico entre las mejores series de televisión de todos los tiempos

Se estrenó en julio de 2007 y muchos vieron en esta serie la sucesión a «Los Soprano». Por muchas cosas: ambición, amplia gama de personajes, ambigüedad moral, ese ritmo pausado, el dibujo de otro personaje principal fascinante… Pero «Mad Men» tenía personalidad propia.

Fue una carísima producción que recreó maravillosamente los años 50 y el desarrollo de los grandes imperios de la publicidad. Otra época, pero claramente identificable con la actual. El ser humano siempre fue defectuoso.

«Ninguna serie ha presentado quizás con mayor encanto y simbolismo la estética de una época, marcada por lo ideológico y por la complejidad de unos personajes inmersos en una era que crearon ellos mismos, pero que les arrastró al abismo», resume Fernando Ángel Moreno.

8. «Friends». La definitiva y exitosa reinvención de las series de comedia adolescentes

"Friends", una serie de televisión que gusta a todos los públicos

Esta serie se convirtió en un «boom» desde el mismo comienzo de emisión, en 1994, y durante las diez temporadas que se mantuvo en antena. Fue una puesta al día de las antiguas (y malas) series de adolescentes con varias premisas básicas: personajes carismáticos, enredos emocionales y buenos chistes.

Convirtió en multimillonarios a todos sus actores y casi fue un milagro que todos ellos aguantaran de principio a fin. El público les adoró para figurar para siempre en las listas de las mejores series de televisión de la historia.

«Guste más o guste menos, ha sido la comedia más emblemática. Y gana en cada nuevo visionado por las dotes de ‘slapstick’ de los actores y el contagioso desenfado general», destaca Fernando Ángel Moreno.

9. «Perdidos». Riesgo narrativo llevado hasta sus últimas consecuencias

"Perdidos", casi un "reality show" con continuas sorpresas y giros

Para unos es una de las mejores series de TV de todos los tiempos. Para otros, la más tramposa. Lo cierto es que su punto de partida -unos supervivientes de un accidente aéreo que quedan aislados en una isla- y sus extraordinarios misterios atraparon a millones de espectadores.

Su primera temporada contó con más de 16 millones de espectadores y, aprovechando el entonces novedoso auge de las redes sociales, generó acalorados debates y discusiones. Justo una de las cosas que pretendía. Otro de sus logros.

«Su espíritu ‘pulp’ basado en la mezcla de géneros y una narrativa ideada para confundir no fue entendida por gran parte del público y de la crítica. Sin embargo, sus innovaciones han marcado la narrativa de muchísimas series actuales y desarrollaron una complejidad narrativa difícilmente imitable», defiende Fernando Ángel Moreno.

10. «The Office». O cómo un «reality show» puede conventirse en una delirante serie de culto

"The Office", una de las mejores series de comedia de todos los tiempos

El irreverente Ricky Gervais expuso su brillante idea en la BBC británica y la NBC la exportó a Estados Unidos para desarrollar una serie de culto. Al frente se situó un inmenso Steve Carell como jefe de una oficina llena de memorables personajes paródicos que luego no lo son tanto.

Fueron nueve temporadas y la serie hasta supo sobrevivir a la marcha de Carell. Una comedia que sigue provocando enormes carcajadas con su humor inteligente y corrosivo. Nunca bajó el nivel y puede presumir de tener no menos de cien reflexiones que son historia de la televisión.

Baste esta frase para definir quién era el jefe de la oficina: «¿Personas a las que admiro? Bob Hope, Abraham Lincoln… Bono, por supuesto. Probablemente Dios estaría en el cuarto lugar. Creo que esta gente ha ayudado al mundo de tantas maneras que no hay palabras para describirlo. Es incalculable».