Los 10 mejores videoclips de la historia

Imagen y música siempre han formado una combinación muy poderosa y por eso parece pertinente echar un vistazo a los mejores videoclips de la historia. Aunque, bien es cierto, se han vivido tiempos mejores.

Hay numerosas listas al respecto, como la de TimeOut, pero la que aquí proponemos cumple con un criterio indispensable: no solo tiene que ser un buen videoclip, sino también una excelente canción. Y conjugar ambas cosas no siempre es fácil. Por eso no incluimos a Kate Perry, Beyonce y demás divas de irritante vibrato.

1. «Thriller» (1983), de Michael Jackson: uno de los mejores videoclips de la historia por siempre

Dirigido por John Landis, se estrenó el 2 de diciembre de 1983 para hacer historia. Duraba 14 minutos y el espectador asistía atónito a una historia terrorífica, una puesta en escena magistral, unas coreografías impactantes y el arte de la mayor estrella del pop. En definitiva, una obra maestra que todavía hoy aparece en la cima de cualquier ranking de videoclips.

El final de la cinta sigue siendo una leyenda y contribuyó a que el disco «Thriller» batiera récords de ventas, el videoclip se instalara como una definitiva obra de arte y Michael Jackson se consagrara como un mito. Luego se demostraría que el artista sería en la realidad un monstruo mil veces más terrorífico. Eso sería muchos años después de entregar uno de los mejores videoclips de la historia.

2. «Sledgehammer» (1987), de Peter Gabriel: el «stop-motion» elevado a otro nivel

Para filmar el videoclip, Peter Gabriel se vio obligado a acostarse debajo de una lámina de vidrio durante 16 horas mientras le filmaban frame a frame. El buen hombre se sacrificó por su arte para protagonizar uno de los mejores videoclips de todos los tiempos con el uso maestro del «stop-motion».

No solo se trata de una de las canciones más características del pop de los 80, sino que Peter Gabriel consiguió disparar su carrera comercial y ser nominado a tres premios Grammy.

3. «Jeremy» (1993), de Pearl Jam: o cómo contar el relato más inquietante en uno de los mejores videoclips de la historia

Pearl Jam fue de lo poco que resistió de aquel movimiento «grunge» que a finales de los 80 parecía que se iba a comer el mundo. Y si lo hizo fue por dos cosas: sus canciones y su fantástica forma de tocar. Además, entendieron pronto algunas de las reglas básicas de la comercialidad.

«Jeremy» estaba en su estupendo disco «Ten» y lograron hacer uno de los mejores videoclips de la historia con la historia de un muchacho inmerso en una depresión que le lleva a imaginar su suicidio en mitad de la clase. Tan aterrador como la vida real y los dramas mentales.

4. «Buddy Holly» (1994), de Weezer: el triunfo de una gran idea

Para su primer disco y su primer single, Weezer contó con Spike Jonze para rodar un videoclip con una idea genial: meterse en la serie «Happy Days» para crear un mundo tan real como ficticio. Y absolutamente encantador.

Por supuesto, acompañó una canción tan fabulosa como «Buddy Holly» en una banda que, aunque muchos no lo sepan, sigue en activo y haciendo álbumes deliciosos. El power pop de «Weezer», producido por el tristemente desaparecido Ric Ocasek, sigue sonando tan actual como entonces. Weezer, Buddy Holly y Spize Jones. Casi nada.

5. «Everybody Hurts» (1992), de R.E.M.: el poder alienante de música e imagen

R.E.M. siempre supo hacer buenos videoclips («Losing My Religion», «Imitation of Life» y muchos más), pero ninguno alcanza la grandeza «Everybody hurts», de su excelso «Automatic for the people», seguramente su mejor álbum.

Dirigido por Jake Scott (hijo de Ridley Scott), el videoclip rinde homenaje a los 8 1/2 de Fellini y muestra a la banda atrapada en el tráfico y en las reflexiones cotidianas de cualquiera, pensamientos que hablan de estupidez, alienamiento, temor, alegría, soledad o esperanza.

6. «Nothing compares 2U» (1990), de Synead O’Connor: una obra de arte y otro de los mejores videoclips de la historia

Originalmente escrita por Prince, la cantautora irlandesa Sinéad O’Connor se hizo enormemente popular (muy a su pesar) principalmente gracias a su interpretación y actuación en el videoclip de «Nothing compares 2U». Simplemente deslumbrante.

Todo lo que hay es un primer plano que se va acercando al rostro de la artista mientras esta expone todas las etapas de su tristeza con una conmovedora expresividad. Además, la canción y su voz con extraordinarias. Una obra de arte inolvidable.

7. «Hurt» (2002), de Johnny Cash: de una belleza que duele

Johnny Cash tenía 71 años y estaba cada vez más cerca de la muerte cuando él y Mark Romanek se unieron para poner imágenes  a esta hermosa y conmovedora canción de la banda Nine Inch Nails. Toda la fragilidad de Cash quedó registrada por la cámara y los colores de Romanek.

Es una historia de pérdida y arrepentimiento que en la inolvidable voz de Cash trasciende más allá de los sentimientos. Este interpretación y el videoclip son dos cosas más que añadir a las más de mil que dejó uno de los mayores gigantes de la música popular.

8. «Subterranean Homesick Blues» (1965), de Bob Dylan: un icono, el primer videoclip de la historia

Bob Dylan arrojando a los adoquines los carteles con mensaje es una de las imágenes más icónicas del rock and roll. Y también está considerado como el primer videoclip de la historia de la música.

Rodado como introducción del documental musical «Don’t look back«, incluido en este blog entre los mejores de siempre, el director D.A. Pennebaker filmó esta escena en Londres para una canción que marcó el inicio de la electrificación de Bob Dylan.

9. «Wicked Game» (1989), de Chris Isaak: el videoclip más sexy

No fue un mal día en la oficina para Chris Isaak. Dirigido por Herb Ritts, el videoclip presenta a Isaak y a la supermodelo Helena Christensen arrimando cuerpos por la playa.

Inmediatamente fue considerado como el videoclip más sexy de todos los tiempos y contribuyó a que Chris Isaak lograra el mayor éxito comercial de una carrera que, por otra parte, no tiene desperdicio.

10. «Smell like teen spirit» (1991), de Nirvana: la expresión de la rabia adolescente

El videoclip costó apenas 50.000 dólares y fue la constatación de que no se necesita más si se tiene una gran canción, imaginación y una figura carismática al frente. Dirigido por el novato Samuel Bayer, el concepto de una escuela que se está sufriendo un motín dejó atónito a millares.

Fue el salto definitivo de Nirvana a otro nivel después de publicar su aclamado «Nevermind«, incluido en este blog entre los mejores discos de la historia. Es uno de los mejores videoclips de la historia y con sus imágenes resumió todo lo que era el movimiento «grunge«.